Download El Ultimo Soldurio by Javier Lorenzo PDF

By Javier Lorenzo

L. a. apasionante historia del guerrero cántabro que defendió su tierra de los romanos hasta las últimas consecuencias.Ésta es l. a. historia de Corocotta, un guerrero cántabro que se vio favorecido desde niño por los angeles enfermedad de los dioses, l. a. epilepsia, y que luchó junto a Julio César, de l. a. lejana África a Gades, de Roma a Br

Show description

Read or Download El Ultimo Soldurio PDF

Similar libros en espanol books

Sexualidades Transgresoras: Una Antologia de Estudios Queer

Reúne ensayos sobre teoría queer de Lauren Berlant, Deborah P. Britzman, Robyn Wiegman, Joshua Gamson, Donald Morton, Diana Fuss, Judith Butler, Eve Kosofsky Sedgwick

Análisis y gestión de políticas públicas

Los gobiernos colectivos requieren respuestas que implican tanto a los poderes públicos y sus aparatos administrativos como a otros protagonistas sociales. Análisis y gestión de políticas públicas pretende ofrecer un instrumental de análisis y de gestión al conjunto de actores que se mueven alrededor de las políticas públicas.

Additional info for El Ultimo Soldurio

Sample text

Mi hermano nuevo echó un vistazo en su dirección y contestó con un leve encogimiento de hombros. —Pues tú ten cuidado —insistí—. No sea que lo pague contigo. Así que evítale cuanto puedas. Tampoco respondió con palabras. Solamente encaró sus ojos grisáceos contra los míos, como si les estuvieran preguntando algo, y luego desapareció. No fueron gritos, sino aullidos los que aquella noche despertaron al castro de su aturdimiento. Los vigías dieron la voz de alarma, las puertas de las casas se abrieron y la gente se arremolinó en torno a las pocas antorchas que se habían encendido.

Mi padre se había salvado gracias a que se encontraba con su turma de caballería hostigando el flanco romano, pero de los que se encontraban en la ciudad casi todos murieron, entre ellos Cluto, mi tío. Cuando mi padre y sus compañeros se dieron cuenta de lo que ocurría, ya no pudieron sino avanzar a todo galope para frenar a la caballería germana que acosaba y remataba a quienes huían de la masacre. Nadie protestó las decisiones que tomó el Consejo en aquellas horas. La más importante de las cuales fue la de enviar dos convoyes al sur, al territorio de los camáricos y los vadinienses —que no se habían implicado en la guerra aquitana—, con la esperanza de que dispusieran de grano sobrante.

Sólo mi madre, que ese día iba ataviada con el vestido multicolor de las grandes ceremonias, tenía derecho a participar en esas reuniones. Según los más viejos, el papel que representaba era el último vestigio que quedaba de la época en la que las mujeres regían el destino del mundo. Del tiempo en el que descendió la diosa Cantabria ∗ para dar nombre a nuestro pueblo y nuestra tierra. Por eso, sólo mi madre tenía el privilegio de pronunciar sin castigo el nombre tabú de la Guardiana de los Muertos.

Download PDF sample

Rated 4.25 of 5 – based on 21 votes