Download Condenados de Condado by Norberto Fuentes PDF

By Norberto Fuentes

Show description

Read Online or Download Condenados de Condado PDF

Best libros en espanol books

Sexualidades Transgresoras: Una Antologia de Estudios Queer

Reúne ensayos sobre teoría queer de Lauren Berlant, Deborah P. Britzman, Robyn Wiegman, Joshua Gamson, Donald Morton, Diana Fuss, Judith Butler, Eve Kosofsky Sedgwick

Análisis y gestión de políticas públicas

Los gobiernos colectivos requieren respuestas que implican tanto a los poderes públicos y sus aparatos administrativos como a otros protagonistas sociales. Análisis y gestión de políticas públicas pretende ofrecer un instrumental de análisis y de gestión al conjunto de actores que se mueven alrededor de las políticas públicas.

Extra resources for Condenados de Condado

Sample text

Silencio. Silencio. No hay más nada que decir. Este Tribunal se retira a deliberar. —Señor juez, ¡yo soy un hombre de bien, un hombre...! —Sss —cortó el Fiscal, con el índice en la boca—. Le han dicho que silencio. Ssss. Los del Tribunal se retiraron a deliberar en un cuartico que pegaba con el salón. El Fiscal, Bunder Pacheco, se echó hacia atrás en su silla y prendió un tabaco. Se sonrió. Los del Tribunal volvieron a posesionarse de la sala media hora después. , dijo el jefe del Tribunal y lo invitó con la mano.

El viejo vio los carnosos labios sonrientes, los dientes brillosos de saliva. El aliento de animal y tabaco. —Oye, que entren todos. Vamos a pasar la noche aquí —ordenó el capitán a los cazadores. Ellos entraron con el campanear de sus fusiles, correajes y hebillas. Eran nueve hombres adentro del bohío. Alguna vez debió reinar allí el bienestar y el trabajo. Seguro que alguna catástrofe cortó de pronto con la vida del morador, aún de pie, frente a la puerta, rodeado de los soldados que ya se hacían un sitio bajo el techo.

No quiero hablar con muertos. —¿Por qué lo hiciste, Claudio? —Con el muerto no. —¿Por qué lo hiciste, Claudio? Los pasos llegaron hasta la puerta y ahí se detuvieron. —¡No quiero hablar con muertos! —gritó golpeando con sus puños en el escritorio. —¿Por qué lo hiciste, Claudio? —me levanté para abrir la puerta. Claudio se dejó caer en el asiento, con los brazos desmadejados y la chaqueta en el piso. —Tomás San Gil me dijo que yo no era macho —murmuró. �Y til me llevarás al lugar? Claudio asintió.

Download PDF sample

Rated 4.15 of 5 – based on 22 votes